dimarts, 13 de maig de 2014

2014, UNA SETMANA SANTA DIFERENT



"2014, una Setmana Santa diferent". Algo de esta expresión la podríamos aplicar a lo vivido este año en Tarragona, por los siguientes aspectos:

Climatología
Después de unos años de incertidumbres, continuas miradas al cielo, paraguas, plásticos, consultas al radar, desbandadas… nos ha tocado disfrutar de unos días primaverales esplendidos y tranquilos.

Expectación y asistencia
Motivado por lo expuesto anteriormente o por una cierta “hambre de procesiones” hemos visto una considerable presencia de público en las calles y quizás un repunte de participación en los diferentes desfiles procesionales. Desconozco las estadísticas concretas de las Cofradías para poder confirmar  la apreciación a simple vista de una mayor participación en la procesión del Santo Entierro respecto a años precedentes. Incluso en la que, algunos denominan, “mini procesión” de Miércoles Santo apenas se notó el efecto de la final de Copa del Rey, aunque el horario se adelantó para llegar a tiempo. Otro tanto ocurrió en el resto de actos.
Donde no cabe duda es de la existencia de una notable y elevada  presencia de público en las calles. Recorridos, en otras ocasiones, despoblados se vieron incrementados con un buen nivel de espectadores.

Els passos a l'interior de l'església de Sant Agustí. Foto Daniel Pallejà 
San Agustín
Ha constituido la satisfactoria novedad de la pasada Semana Santa, representando y demostrando la mejor solución a la demanda de un lugar apropiado para guardar y exponer los pasos sin local propio. Tanto el edificio como los misteris se ven beneficiados de manera mutua por este afortunado e idóneo recurso. Solamente se echó en falta una efectiva señalización exterior informando a los visitantes de la presencia de los pasos en su interior. Quizás la premura de tiempo impidió este detalle que, espero, sea subsanado en un futuro.

Final procesión del Santo Entierro
Al margen de las desabridas finalizaciones impuestas por las pasadas climatologías, en esta ocasión,  la conclusión de la procesión de Viernes Santo tuvo un sencillo y emotivo acto rompiendo con la frialdad de otras veces. El Crist de de la Sang esperando a la Virgen de la Soledad, la breve intervención del Sr. Arzobispo, la entrada de la Virgen a  la iglesia y la despedida del Crist alrededor del semicírculo formado por los cofrades al son de una marcha procesional fueron un emocionante epilogo a la citada procesión. Todo un acierto. Parece ser que se produce por segunda vez, pero lo considero una excelente y adecuada idea, a divulgar a participantes y público en general, poco conocedor de este novedoso acto.

Concierto de la Catedral de Viernes de Dolores
Magnifico y esplendido en un incomparable y precioso marco. Representa la otra cara cultural, sensible, menos espectacular de la Semana Santa pero al mismo tiempo impactante y atractiva para quienes tienen oportunidad de acudir y quieran cambiar los matices habituales de la misma. Lástima de una cierta coincidencia horaria con la procesión de els Pagesos.

Jesús Despullat, dirigint-se a la Rambla Nova
Foto:Daniel Pallejà
Recogida de pasos
Este año se ha vuelto a la fórmula tradicional de convertir a la Rambla Nova como punto de partida primordial de uno de los actos más multitudinarios y esperados del Viernes Santo que se había perdido un tanto en los últimos años como consecuencia de la exposición de los pasos en la Catedral. Quizás se le podría proporcionar un toque de aligerar su desarrollo evitando la excesiva parada en la Calle Sant Agustí y la espera de la Baixada de la Pescateria.

Pero esta Semana Santa también nos ha ofrecido aspectos que no han sido diferentes a otros años por ser reiterativos, conocidos y menos positivos como:

Pregón del Domingo de Ramos
Decepcionante por la escasa asistencia de los representantes de la Cofradías y no digo de público que brilla por su ausencia. Debería revisarse y darle la vuelta al citado acto. Al final se convierte en un intranscendente acontecimiento protocolario, al parecer, de exiguo interés y poca atracción, incluso, para los implicados. Un cambio de fecha pasándolo al previo Domingo de Pasión, añadiendo un determinado acompañamiento o intervención musical de carácter Coral o  de Banda le proporcionaría un mayor realce y poder de sugestión. Conviene algún tipo de revisión a fin de conseguir un arraigo dentro del mundo social de la Semana Santa tarraconense.

Procesión del santo Entierro
Como siempre se repiten los parones que ponen a prueba la paciencia de los espectadores y participantes. Este año se contó con la colaboración de una inmejorable noche climatológica favoreciendo la buena predisposición de las gentes para soportar el citado inconveniente. No obstante, se dejaron oír los clásicos comentarios de “que pasa”, “yo me voy”, “esto es muy pesado”, “mejor irse”, “lo vemos en casa por TV”, “por donde salimos”, “no sé si volveré otro año”, “cuantos pasos faltan por acabar”, con el personal paulatinamente cansado y nervioso pretendiendo atravesar las hileras de cofrades buscando salidas…

L'Oració a l'Hort durant la Processó del  Sant Enterrament 2014
Foto: Daniel Pallejà
Sinceramente no entiendo como todavía no se haya encontrado algún tipo de solución o por lo menos paliativo al tema que, sin ánimo de crítica destructiva, deberíamos reflexionar sobre las causas (conocidas), debatiendo, estudiando y probando posibles alternativas, consensuadas entre todos los implicados (armats, portantes, organización y cofradías). Quizás sea una falsa percepción pero parece existir una cierta conformidad de que esto no tiene solución. Estamos en un momento clave para buscar opciones y más cuando se pretende elevar nuestra Semana Santa a nivel de Fiesta de Interés Nacional de carácter Estatal. La procesión del Santo Entierro es nuestro principal y más emblemático acto.

Domingo de Ramos
Destaca por la proliferación y solapamiento de actos: bendición de palmas, acto litúrgico de la Catedral, pregón,  procesión de la borriquita, Viacrucis de la Sang  son demasiados acontecimientos. Tengo la impresión de que estamos desperdiciando un hermoso día.
Costaría poco que el paso de la borriquita saliera de San Joan a las diez de la mañana para ir ascendiendo hacia las Coques, recogiendo y añadiendo durante el recorrido  a niños y familiares participantes en la bendición de sus palmas. Una vez finalizada la misma, acompañamiento hasta las puertas de la Catedral y después del oficio regreso a San Joan. Sería una mañana participativa y esplendida. Lo del Pregón ya se ha comentado de trasladarlo al Domingo de Pasión cambiando un poco el aire del acto. El Viacrucis quedaría como único acto de la tarde con posibilidades de mayor participación.

Oficio de Jueves Santo de la Catedral
Es una pena observar los bancos reservados a las Cofradías semivacíos en un acto religioso central de la Semana Santa. Un tanto explicables el dedicado a las autoridades.

Hasta aquí mis breves impresiones de una Semana Santa que, desde mi punto de vista, ha tenido un aire algo diferente. Quedan por comentar otros detalles y actos puntuales de presentaciones y encuentros de bandas. Tiempo habrá para ello. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada